A raíz de la conmemoración del Día Internacional para la eliminación de la violencia de género, que se celebra el 25 de noviembre, en Plataforma de Comunicació pusimos en marcha una serie de talleres de sensibilización y concienciación a favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

A pesar de los esfuerzos que durante años han llevado a cabo asociaciones, colectivos y entidades, nuestro país continúa año tras año registrando tasas altísimas de crímenes contra las mujeres. La violencia machista es un problema endémico de nuestra sociedad y hay que fomentar la igualdad a través de la educación.

Nuestro equipo es parte implicada en esta lucha para tratar de prevenir y actuar contra cualquier privación de libertad de las mujeres, además de promover la denuncia entre todos los públicos a través de actividades presenciales y online que destapan casos cotidianos arraigados a un comportamiento histórico y culturalmente machista.

Uno de los talleres trataba de poner en acción situaciones micromachistas del día a día que tenemos interiorizadas como algo normal. Por ejemplo, que las chicas se avisan entre ellas cuando llegan a casa o que el vestuario de superhéroes esté dirigido siempre a los niños y el de princesas a las niñas.

Por otra parte, transformamos el popular juego de preguntas y respuestas Trivial en un ejercicio de conocimiento de conceptos que se han discutido y continúan transformándose en nuestra sociedad como lucha por la igualdad de género.

Mucha música que escuchamos es machista

Sin duda, la actividad que más motivó a los participantes fue el taller que incentivaba a descubrir los secretos ocultos de la música pop. Canciones que cantamos y bailamos sin darnos cuenta de los mensajes sexistas y violentos que llevan de forma intrínseca.

Lejos de pasarlos por alto, desmontamos los estereotipos de género y al mismo tiempo fomentamos relaciones afectivas sanas que en ningún caso estén basadas en la sumisión de un sexo hacia el otro. Y como la música lo cura todo, el taller hizo brotar la creatividad de la juventud y convirtieron las canciones en hits igualitarios.

No os perdáis el Remix Feminista:

Becky G i Natti Natasha – Sin Pijama

Estopa- La raja de tu falda

C. Tangana – Demasiadas mujeres

A lo largo de todo este año de pandemia, un gran número de celebraciones en Cataluña se han visto afectadas y han sufrido cancelaciones, aplazamientos o se han tenido que adaptar a las normas de seguridad sanitarias.   Con el avance de la vacunación y los efectos de las restricciones en cuanto a la disminución del número de casos de Covid-19, este verano se retomarán muchas actividades de ocio y culturales. Y es momento de garantizar que las mujeres también pueden disfrutar de forma segura.   Para estar seguros de que el ocio no implique problemas para las mujeres, recuperamos la acción contra la violencia machista montando un dispositivo que facilite un espacio que garantice las mismas condiciones para ellas que para los hombres.   Se trata de instalar un Punto Lila – con carpa o itinerante- de información, sensibilización y de atención si se diera el caso de que una persona sufriera o presenciara una agresión sexista o LGTBIfóbica.

El servicio es totalmente personalizado y ofrecemos asesoramiento sobre el protocolo de actuación y de atención, soporte en la organización, formación del personal, especialistas en violencia de género y elaboración de material de prevención y sensibilización. Velaremos para garantizar todas las medidas higiénicas y sanitarias mediante el uso de mascarillas, dispondremos de gel hidroalcohólico y mantendremos una distancia de seguridad con los asistentes.

Estamos viviendo un verano atípico en el que la nueva normalidad ha cambiado muchos planes, pero en el que la vida no se detiene. En cuanto al ocio, muchas fiestas mayores han sido canceladas, pero esto no significa que la gente no salga y se produzcan concentraciones espontáneas en el espacio público, como ya hemos visto desde que comenzó la desescalada.

Estas concentraciones pueden generar molestias a los vecinos y vecinas, problemas de convivencia y agresiones sexuales, además de problemas de salud. Por ello el Punto Lila se transforma en un servicio de intervención integral en el espacio público adaptado a la realidad actual en la que hay que actuar sobre diferentes temas a la vez, pero sin olvidar que cualquier intervención en la vía pública para fomentar la convivencia también debe incluir un esfuerzo especial para garantizar la seguridad de las mujeres.

Se crearán equipos de cuatro profesionales debidamente identificados que, en el horario nocturno establecido, harán un itinerario por las zonas donde haya más concentración de gente o donde haya grupos grandes de jóvenes. Estos equipos ampliados están formados por cuatro profesionales de diferentes áreas:

  • Psicología
  • Educación social
  • Salud
  • Violencia de género

Sus funciones serán interactuar con los grupos de jóvenes para favorecer la buena convivencia, así como informar sobre los riesgos del consumo de drogas, ofreciendo apoyo a quien lo pueda necesitar y estableciendo una relación de confianza con quien detecte más vulnerable. El equipo debe visualizar que también protege a las chicas jóvenes para darles seguridad para que ellas también puedan disfrutar de la noche al igual que los chicos. También pueden repartir material, como preservativos o pulseras LGTBI o de “NO ES NO”, una acción que puede servir de excusa para establecer relación con muchos de estos grupos.

Los objetivos de la Unidad de Intervención Integral en el Espacio Público son:

  • Detectar espacios públicos especialmente problemáticos
  • Informar sobre los efectos nocivos del consumo de drogas
  • Atender en primera instancia a personas con un problema de salud y activar los servicios de emergencias, en caso de ser necesario.
  • Detectar posibles problemas de violencia o agresiones sexuales.
  • Prevención de situaciones de conflictividad, alertando a los cuerpos de seguridad.
  • Tener un efecto disuasorio.
  • Sensibilizar.

Al finalizar el servicio, entregamos un informe de observación integral a partir de los datos recopilados en las fichas de observación que se convierte en una herramienta de prevención y planificación de actuaciones en la vía pública en un verano especialmente complicado.